La novela del nuevo edificio para el Concejo Deliberante
La novela del nuevo edificio para el Concejo Deliberante
La novela del nuevo edificio para el Concejo Deliberante

La novela del nuevo edificio para el Concejo Deliberante

Primer anuncio: reactivar el Concejo inconcluso en el ex Abasto

La construcción de un nuevo edificio para el Concejo Deliberante ya se había anunciado promediando 2016, de hecho el primer año de gestión a nivel nacional del gobierno de Cambiemos. En aquel momento el lugar y el financiamiento prometidos eran otros: retomar la construcción paralizada en el ex Mercado de Abasto (se interrumpió en 2008) y con fondos nacionales. Por octubre, algunos medios daban cuenta –a partir de fuentes del Palacio 6 de Julio- cómo habían prosperado las gestiones de las autoridades municipales “ante el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Financiarán con aportes del Tesoro Nacional la obra paralizada hace ocho años, en el ex Mercado de Abasto”  (Diario Alfil, 7/10/2016).

Un temporal apenas comenzó octubre desnudó otra vez la precariedad de la infraestructura urbana de la ciudad y, lógicamente, las instalaciones del Concejo Deliberante en Pasaje Comercio no fueron ajenas a las fuertes lluvias que se registraron.

Tras un periodo de gestión y ya culminando el primer año del segundo mandato, desde la oposición Mestre recibió duras críticas por no resolver en todo ese tiempo, por demás razonable, el tema del enclave definitivo del órgano legislativo de la Ciudad.

Quizás fue oportunismo político, pero rápidamente desde la presidencia del Concejo se habló de que “el Tesoro Nacional, con aportes no reintegrables, financiará el proyecto paralizado en el predio del ex Mercado de Abasto". Los medios informaron de un pre acuerdo con la constructora Roberto Oresti SRL, donde se reconocían los vicios de construcción en el tramo ya construido (se calcula que lo avanzado no supera el 20 por ciento).

A pesar de lo convincente que se mostraron las autoridades, en cuanto a la respuesta positiva de la Nación y el hecho de retomar rápidamente la obra, no solo desapareció de la agenda al poco tiempo la cuestión, si no que trascendió que, en realidad, la constructora tenía un litigio judicial pendiente con el Municipio y que era necesario superarlo antes de continuar con los trabajos vergonzosamente interrumpidos hace diez años.

 

Segundo anuncio: el Concejo en terrenos de Forja

“La fuerza de la capital social no para; la construimos cada uno de nosotros desde nuestro lugar y miramos al futuro con visión, con grandeza, buscando entregar a la ciudad un proyecto superador”. Lo dijo Ramón Mestre cuando la última apertura de sesiones del Concejo Deliberante, el 1° de marzo. En el portal de la Municipalidad, se abunda sobre algunos anuncios, en especial el del “Distrito Ciudadano”, indicando que “serán recuperados los predios ferroviarios abandonados (…) se enviará un proyecto al Concejo y una vez que se tome posesión del área,  se construirá la nueva sede del Concejo Deliberante…”  (https://www.cordoba.gob.ar/2018/03/01/la-apertura-sesiones-2018-mestre-anuncio-los-cinco-distritos-urbanos-la-ciudad/)

El entusiasmo cundió entre los funcionarios; el nuevo edificio para el Concejo por fin se haría realidad. Esta vez en terrenos cedidos por la Agencia de Administración de Bienes del Estado (A.A.B.E.), que fueron del Ferrocarril, en la ex Forja, en espacios que llevan tres décadas abandonados..

El mismo portal, informó el 2 de marzo que “Mestre y Lábaque recorrieron el predio de Forja donde se construirá el 6° Parque Educativo y el Concejo”. El intendente dijo en la ocasión: “Se pondrá en valor el patrimonio de la ciudad y el predio vuelve a la ciudad”. (https://www.cordoba.gob.ar/2018/03/02/mestre-labaque-recorrieron-predio-forja-donde-se-construira-sexto-parque-educativo-concejo-deliberante/).

A fines de marzo de 2018, el principal medio de Córdoba, La Voz del Interior, informaba que el edificio para el Concejo iba a costar 50 millones de pesos. (https://www.lavoz.com.ar/politica/el-nuevo-concejo-deliberante-costara-50-millones-pesos). El viceintendente dijo entonces: “Estamos ultimando los detalles y en los próximos días esperamos tener todo listo para que el Banco Ciudad (de Buenos Aires) habilite un préstamo por 50 millones de pesos para comenzar con las obras”. En cuanto a costos, desde el Municipio informaron que resultaban inferiores a continuar con el edificio trunco ubicado en la zona del Abasto (iniciado en la gestión de Daniel Giacomino y abandonado por falta de financiamiento y objeciones estructurales que marcaron técnicos de la UNC). Sin mayores explicaciones, se abandonaba la idea del “financiamiento con fondos no reintegrables del Tesoro Nacional”. La nota periodística aportó datos sobre plazos, que proporcionó el mismo viceintendente. “Lábaque tiene grandes expectativas sobre el proyecto. ‘Esperamos que el año próximo esté listo para la apertura de sesiones’, aseguró el también dirigente de Atenas, que recalcó el trabajo conjunto con el intendente para conseguir al apoyo nacional para la nueva sede. El equipo técnico calcula que seis meses de trabajo serían suficientes para que los ediles puedan sesionar en el nuevo complejo. El predio ya cuenta con un sistema de desagües y conexión a la red cloacal. Pero aún faltan las instalaciones de luz y de agua. La estructura de los tres galpones (dos para oficinas y uno, con un doble piso, para el recinto) sólo necesita ser reciclada: cambio de techos y de suelos, y colación de los nuevos tabiques divisorios (…) El trabajo de reacondicionamiento más complejo lo requiere el chalé de estilo inglés de 1941 que será la sede de la presidencia del Concejo y donde estarán las oficinas de los titulares de los bloques legislativos. El edificio acusa grietas y una inclinación del piso que, según el equipo técnico, pueden ser apuntaladas sin mayores complicaciones. El valor simbólico del ferrocarril es uno de los ejes que tendrá el proyecto arquitectónico. ‘Vamos a tratar de mantener por todos los medios el patrimonio arquitectónico’, dijo el viceintendente.” (LaVoz del Interior 28-03-18).

Ramón Mestre impulsó la difusión del proyecto y desde el portal oficial se dieron precisiones sobre el lugar de emplazamiento y las características que tendrá la nueva sede del Concejo Deliberante.

 

La increíble historia de las sedes del Concejo

El Concejo Deliberante funcionó en distintos lugares desde el retorno a la democracia en 1983. Primero fue en el edificio de Avellaneda 439 (actual sede del Tribunal Municipal de Faltas); en Ituzaingó y Derqui en Nueva Córdoba estuvo dos años; en dos pisos del Garden Shopping (Ituzaingó y Corrientes), funcionó otros diez años, desde 1995, hasta que en 2005 un incendio devoró sus instalaciones; provisoriamente, pasó a funcionar en el edificio de la Legislatura de la Provincia por muy poco tiempo, hasta que se instaló en su actual enclave (anunciado también como provisorio) en Pasaje Comercio 447; en 2007 comenzaron los trabajos para una nueva sede –se anunció como la definitiva- en la zona del ex Mercado de Abasto, pero las obras se interrumpieron en 2008 por falta de financiamiento y fallas detectadas en la estructura; posteriormente, hubo gestiones que no prosperaron para lograr la cesión del edificio de la ex Estación General Belgrano del Ferrocarril, en Alta Córdoba; en octubre de 2016 el viceintendente Lábaque anunció que se retomarán las obras interrumpidas en el Abasto, con aportes del Tesoro Nacional; en marzo 2018 el intendente Mestre anunció en la apertura de sesiones que el nuevo Concejo se construirá en terrenos pertenecientes a Forja, en barrio Talleres Este, aunque los avances hasta la fecha son nulos transcurrido casi un año del discurso ante el cuerpo legislativo municipal.

 

Una visita a los terrenos, sin indicios de obra

En el nordeste de la ciudad, están los terrenos cedidos por la Nación a través del ente que administra sus inmuebles (la Agencia de Administración de Bienes del Estado - A.A.B.E.). Tanto los galpones donde supuestamente será la futura sede del recinto de sesiones del Concejo Deliberante y las oficinas legislativas, como la casona que da a calle Colomprea al 1240 destinada a la presidencia y autoridades de bloques (una edificación de estilo inglés, señorial, que precisa importantes refacciones pues se observan rajaduras, aberturas rotas, abandono general) no  brindan ninguna muestra de estar en obras. Apenas dos banderas andrajosas en un mástil frente a la casona: una argentina y otra con el logo de la Municipalidad de Córdoba. Personas que se observó y a las que se preguntó,  solo dijeron realizar tareas de vigilancia. Dos vecinos de una vivienda justo enfrente fueron tajantes: “Nos parece que ya no se va a hacer el Concejo, creo que lo harán en otra parte”. Nadie tiene idea de que allí se traslade en el corto plazo uno de los poderes de la Ciudad. Tampoco se notó cartelería oficial propia de toda obra pública. Tan solo se puede apreciar lo que alguna vez fue el poderoso Ferrocarril y sus innumerables dependencias, con sus viejas construcciones de mudos testigos.