Augusto Roa Bastos: el mejor escritor paraguayo autor de destacadas obras literarias y cinematográficas
Augusto Roa Bastos: el mejor escritor paraguayo autor de destacadas obras literarias y cinematográficas

Augusto Roa Bastos: el mejor escritor paraguayo autor de destacadas obras literarias y cinematográficas

Por Rubén Omar Scollo

Augusto Roa Bastos, vino al mundo en la capital del Paraguay un 13 de junio de 1917. Asunción, fue su ciudad a la cual él definió en numerosas oportunidades como “ese sitio que le permitió ver un mundo para darle forma a sus obras”.  Su fallecimiento se dio en el año 2005 en su terruño.

 Este poeta y narrador, es considerado por la opinión pública y la crítica, como  “el escritor paraguayo más importante del siglo XX y uno de los grandes novelistas de la literatura hispanoamericana”.

Su infancia transcurrió en Iturbe -pequeño pueblo culturalmente guaraní-, escenario y objeto referencial casi constante de su mundo novelístico.  La guerra del Chaco entre su país y Bolivia, lo tuvo como un participante directo, ya que luchó para su país. De esas experiencias bélicas surgieron datos y hechos que aprovechó para crear  su novela “Hijo de hombre” (1960). Esa  obra abarca en realidad, cien años de historia paraguaya. Es de destacar el rigor técnico con que el autor traza su relato, así como la fuerza de la prosa mestiza con que transcribe el habla regional.

Opuesto al régimen dictatorial de su país, vivió casi siempre en el extranjero  esencialmente en Argentina (Buenos Aires),  donde ejerció  como periodista, conferenciante y profesor.

Entre sus libros figuran varias colecciones de cuentos: “El trueno entre las hojas” (1953), “Madera quemada” (escrito en 1967); “El baldío” (concretado un año antes , en 1966), “Los pies sobre el agua” (1967), “Moriencia” (1969) y” Cuerpo presente” (1971).

Su obra más relevante es la novela “Yo, el supremo” (1974), inspirada en la vida del que fuera dictador de Paraguay entre 1814 y 1840. En ella profundiza en las raíces del español paraguayo, potenciando la creación de neologismos, deformaciones y continuos juegos tanto léxicos como sintácticos.

Además de escribir varios guiones cinematográficos, otras de sus obras son El pollito de fuego (1974), Lucha hasta el alba (1979), La vigilia del almirante (1992), El fiscal (1993), Contravida (1995) y Madame Sui (1995).

En 1989 obtuvo el Premio Cervantes y, al año siguiente, la Orden Nacional del Mérito de Paraguay. Cabe destacar que algunas de sus obras representadas en la pantalla grande, fueron motivo de films dirigidos por Armando Bó y protagonizado por una actriz emblemática de hace cinco o seis décadas atrás, como Isabel Sarli. En nuestro país además de visitar la ciudad de Córdoba, recorrió otros sitios de nuestro interior. Siempre consideró a la Argentina “un lugar tan querido como su Paraguay natal”.